ENCHÚLAME EL COLETO

FOREVER RICE

RUEDAS CALIENTES

ANTI RICE

 
  Super Mál
Temporada de gringas
¿Es usted un snob?
Fanáticos de series
Museos frikis
  VER TODOS
 
FLAITÉAME LA MÁQUINA
  Un taxi que cruza la ciudad haciendo mugir su bocina. Un Pony ochentero con una calavera en el capó y llamas en las puertas. Así es el flaituning: autos enchulados con bajo presupuesto. Todo un producto nacional.

Por Arturo Galarce

Ve una galería de fotos, acá.
Ruedas Calientes

Enchulado a lo Hot Wheels
 

ENCHÚLAME EL COLETO

Antes de convertir su aburrido taxi en un topless con ruedas, Juan Geraldo (45, en la foto) tuvo que ser asaltado en seis oportunidades. La primera vez le robaron su auto y lo tiraron desnudo a las zarzamoras camino a Calera de Tango. La última, hace cuatro años, terminó con Juan desangrándose frente a la Posta Central debido a dos puñaladas. Llegó a tiempo, tocó la bocina, y se desmayó.

“Un día estaba en la casa, cansado de que me robaran, y de repente en el cable aparece un reclame de cigarrillos con un auto descapotable tapizado como vaca. ¡Tengo que encontrar ese tapiz!, me dije”. Y lo encontró, en una tienda coreana de Independencia.

Juan tapizó el taxi y aprovechó de incorporarle tres distinguidos neones azules en el techo. Lo último fue la bocina, modificada para lograr un elegante y armonioso mugido bovino.

“Por fin tenía un auto que me diera seguridad, que no fuera piola. Figúrese que ahora los lanzas se suben y me dicen: “shiaaa, el auto sapo taita”, y se bajan. No les sirve para robar, porque todas las miradas están sobre él”, dice Juan Geraldo, un tipo que de vacas sabe tanto como de estilo.

Así Juan le dio el palo al buey. “Aló, con el Vaca?”, es la llamada que se repite más de cien veces en el celular de Juan, los fines de semana. Un negocio que en casi cuatro años, le ha permitido adquirir siete autos más para la manada. Cuatro taxis y tres colectivos. “Todos están bajo el estilo vaca, salvo uno que es al único que han asaltado. Al resto, jamás les ha pasado nada”.

  Comente no más / 19 comentarios

ANTI RICE

Si Juan Geraldo recorriera la gran manzana con su tapiz bovino, luces de neón, y bocina de mugido, pasaría de inmediato a la categoría de “Rice Car”,un slang o modismo gringo para identificar autos (especialmente de origen asiático) mal enchulados y saturados de accesorios innecesarios, que según la definición norteamericana, son “casi siempre conducidos por afro-americanos, asiáticos, hispanos y blancos de clase media”.

En chileno: flaituning.Flai, de flayte, y tuning, que significa mejorar el estado original de un vehículo usando partes mecánicas y accesorios en general. Para enchular bien un auto, con clase, potencia y accesorios tecnológicos, hay que tener dinero. Y mucho. El flaituning es la respuesta bajo presupuesto al enchulado. El hermano pobre.

El fenómeno Anti- Rice explotó en Estados Unidos a fines de la década del noventa y a Chile llegó con “Enchúlame la máquina”, el programa de Xzibit en MTV. Las páginas webs dedicadas al Anti-Rice más populares son: Anti-Rice.comy The Rice Haters Club.

Revise las galerías y disfrute.

  Comente no más / 4 comentarios

VACA TÁNTRICA

Subirse al Taxi Vaca por más de media hora es como tomarse un jarabe para la tos al seco. ¿La culpable?: una colonia para guaguas Simonds que nuestro ganadero taxista se preocupa de incorporar en groseras dosis, semáforo por medio.

“Lo que pasa es que este es un auto afrodisíaco, por eso hay que mantenerlo olorosito. Acá tu entras de noche al taxi y la atmósfera te atrapa”, dice Geraldo, recordando las incontables propuestas indecentes que ha recibido gracias al tapiz, los neones y la Simonds. Todo un toro.

A Juan Geraldo le encanta su diseño vacuno. Dice que es un sello propio, y no duda en calificar al resto de los taxistas de “pacatos”. Geraldo es un innovador, por eso le da lo mismo cuando un pasajero encuentra chulo a su regalón.

“Si no le gusta, se baja no más. Yo no llevo a nadie que encuentre ordinario o flaite mi diseño, porque no lo es”. Asegura que casi siempre las críticas son positivas, sobre todo en el barrio alto donde lo paran para sacarle fotos y pedirle carreras pagadas sólo para pasear.

“El tema del diseño es la seguridad, pero igual me gusta que la gente se de vuelta a mirar mi obra. Es un valor agregado que me encanta. Y estoy seguro que si algún día la gente deja de mirarme, me voy a sentir mal”.

¿No quieres que Juanito se ponga a llorar?. Exige entonces tu rice-race en Taxi Vaca llamando al 09-4168506. El mugido es gratis.

  Comente no más / 6 comentarios

FOREVER RICE

El término “Rice” también se refiere a los autos con enchulados anacrónicos, especialmente ochenteros. Como andar vestido con pantalones amasados, chaquetas con hombreras, y laca en el pelo, en pleno 2006. Algo así como el Chevrolet Chevette de Pedro Inaipil (34). Un “Rice” completo de alerón a parachoques.

Pedro siempre rayó con los autos. De pequeño pasaba tardes completas desarmando sus autitos de juguete o mirando el auto del vecino cuando lo hacían partir. En su casa nunca hubo plata, por eso estudió mecánica, porque según él “es la forma más fácil de poder tener un auto propio”. Así logró comprar una Citroneta, que terminó usando en el Citro-Rally de la época.

Cuando se consolidó como mecánico, montó su pequeño local en Salesianos y consiguió por fin “un auto de verdad”. Un Chevette. “Siempre tuve ganas de modificar un auto a mi pinta. Recordando las imágenes de los autos que tenía cuando niño y los dibujos animados: Meteoro siempre fue mi inspiración. Igual que la música de los 80´s”.

César Muñoz

Pedro tomó su joyita y comenzó a intervenirla con la sutileza de un artesano kitsch. Lo primero fueron dos huinchas negras cruzando el capó: “había de darle vida, se veía muy apagado así no más”.

Después mandó a hacer los dos leones con fuego que van a cada lado del auto: “siempre me gustaron los felinos, porque marcan presencia. Y mi auto marca presencia”. Luego continuó con los parabrisas dobles, “para que se viera poderoso”, y el piso metálico de color rojo italiano: “mi personalidad es tan fuerte como el rojo italiano. Por eso elegí ese tono para mi auto y su piso metálico”. El alerón blanco lo consiguió en parte de pago, y la parrilla “es un detallito”.

“Yo siempre quise modificar mi auto. Si los autos son para eso, no están hechos para dejarlos como vienen de fábrica, eso es mal gusto. Un auto alterado como el mío, genera confianza, adrenalina. La gente se sube y lo primero que dice es ‘oh, parece que fueramos volando’”. Volando claro, al ritmo de AHA, Pet Shop Boys, Bon Jovi y Europe,las bandas favoritas de Inaipil.

Pura música de su época, dice, la misma en la que intentaba imitar el look de Miguelo en tenidas blancas. “Todos queríamos ser como él”, asegura con la confianza que da tener estilo.

¿Nice o Rice?, usted decide.

  Comente no más / 12 comentarios

RUEDAS CALIENTES

La familia de Felipe Toro (24) no quería que estudiara mecánica. Según ellos, todos los mecánicos son ebrios, sucios y terminan botados en la calle. Para evitarse el drama, Felipe prometió a su clan que seguiría electrónica en el colegio industrial donde estudiaba. Una farsa. Igual se inscribió en mecánica.

El auto de Felipe es el mismo Pony del 82 que su abuelo usaba como taxi,claro que del clásico negro y amarillo no queda mucho.

“Como tres veces he transformado el auto. Lo primero que le hice fue una bandera confederada de los Dukes de Hazzard. Y para Halloween le puse máscaras en el parachoques con una ampolleta adentro. Es que el tuning es como una pasión, tu cachái. Incluso una vez encontré una vaca muerta por cuatreros en la cordillera y me robé el cráneo. El mismo que ahora está en el capó”.

Unas de las tantas excentricidades de Felipe. Como esa vez en que colgaba colaless del espejo retrovisor, a modo de cábala: “eran mis trofeos de guerra. Claro que uno no más lo era. El otro lo compré en la calle y después se lo regalé a mi jefe que lo quería para su auto”. Hoy Toro guarda el colaless en la guantera, para evitarse problemas con su polola.

Hot Wheels

Felipe siempre fue fanático de los Hot Wheels, esos autitos de juguete enchulados con aspecto deportivo. Los mismos que hoy descansan en las tres repisas que tiene en su pieza. Más de cien autitos de juguete, algunos, claro, despojados de sus pinturas originales y pintados por él, con nuevos diseños en sus carrocerías.

“A veces todavía juego con ellos, en la noche saco algunos y los desarmo. También le hago semáforos y señaléticas a las repisas, para que tengan ambiente de que están en la calle. Mis peores enemigos son los cabros chicos que entran a mi pieza. No soporto que tomen mis autitos y me desordenen todo”.

Felipe también es dueño de un Fiat 600 que usa para correr.“El diseño está inspirado en la IndyCar”, dice Toro, cuyo único trofeo es haber salido cuarto en una de las tantas carreras en las que participó.

No como el Hyundai tuneado de Arnaldo “Nano” Vargas, una de las joyitas del pique un cuarto de milla de MERSAN (Mercado Mayorista de Santiago, pista legal), y enchulado por uno de los mejores aerógrafos del país. Un winner. Un verdadero auto enchulado, parado en la vereda contraria del flaituning.

  Comente no más / 6 comentarios

QUÉ PASA, PERRITO

MERSAN. Van a correr cuarto milla. Nano (21) se baja de su Hyundai tuneado con la tranquilidad de un lama. Se posa sobre el capó, cruza los brazos y espera. Pocos segundos y las chicas llegan solas.

“Hola, disculpa, ¿nos podemos sacar una foto con tu auto?”. “Claro”, dice Nano, con la mirada pegada en el horizonte y una reflexión digna de algún tema reaggetón: “ya no necesito el gel, hermano. El trabajo lo hace el auto”.

Arnaldo tiene el lenguaje del ganador. Sólo cinco minutos de confianza y ya te trata de “perrito”, “cumpita”, “hermanito”, etc. Y aunque haya crecido en una familia de dos ruedas (su padre es el dueño de las Bicicletas Vargas,su fijación siempre se fue por los autos. “A los 16 mi viejo me compró una cuadritomoto. Qué después vendimos para que me regalara el Hyundai que tengo ahora”. El auto costó cuatro millones, y hoy esta avaluado en casi nueve, papá.

“Claro que los millones que le he puesto para tunearlo, han salido de mi bolsillo. Para eso trabajo en la tienda de mi viejo”, dice Nano. Él sólo adquiere accesorios de primer nivel, los que le han permitido obtener cinco copas, tres medallas, y dos galvanos en distintas competencias de exposiciones y carreras.

Hablando de flaituning o anti-rice, Nano es categórico: “el problema es la gente, que tiene 30 lucas en la mano y se compra todos los accesorios que le alcancen con esa plata, en cambio si juntaran un poco más se podrían comprar una sola cosa pero filete”. El último trabajo en que invirtió Nano, fue en el capó diseñado por el aerógrafo Cesar Muñoz.

César Muñoz

Cesar tiene 12 años de experiencia como aerógrafo. Y hace algunos años, cuando el fenómeno del enchulamiento ni siquiera aparecía en imágenes de MTV, partió a Estados Unidos con una carpeta cargada en diseños para buscar trabajo en Orange County, California. Así llegó al taller de Al Martínez Auto Body & Paint, donde el propio Al revisó su carpeta, y en perfecto castellano, le ofreció trabajo de inmediato.

Y se quedó. César perfeccionó su arte por casi un año y tuvo oportunidad de codearse con personajes como Paul Teutul,del programa del cable American Chopper, en un evento en Laughlin, Nevada. Una mini “las Vegas”, donde se desarrollan competencias de aerografía y diseño. “Ahí Paul me llevó a conocer su trabajo, estuvimos con él viendo sus motos y todo lo que ahora la gente aquí conoce”.

Entonces decidió volver a Chile, y levantarle el pelo al diseño y tuning local. “Acá la gente está un poco perdida y muchos encuentran de buen gusto pegarle autoadhesivos al parabrisas con el nombre de la hija o el hijo, o ponerle de todo lo que han visto en películas y hasta en dibujos animados al capó. Como que muchos se quedaron pegados en los 80´s”, dice categórico.

¿Quieres enchular tus ruedas? Puedes encontrar a Cesar Muñoz en su tienda. San Diego 842. Fono: 02- 6881250.

Ve una galería de fotos de enchulado flaite nacional, acá.

  Comente no más / 17 comentarios

 
 

Último comentario:
Tunik  escribió...

Cómo no se les ocurrió antes a los productores de leche? ...

2:05PM 23/08/2006

Ver todos los
comentarios (64)

 
 

 

El MercurioLa SegundaLas Últimas NoticiasDiarios Regionales
EmolEconomía y NegociosMapas DigitalesEconómicos
Términos y Condiciones de los servicios
© 2002 El Mercurio Online